La percepción psicológica y la estima sobre nosotros mismos, juegan un papel fundamental en el logro de una salud equilibrada e integral. Es así que, las percepciones incorrectas pueden derivar en problemas serios que afecten tu salud. Este es el caso de la blancorexia, una obsesión que compromete gravemente la salud bucal. ¿Quieres conocer más sobre ella? ¡Continúa leyendo!

El blanco no es el color natural de los dientes

Las personas con blancorexia tienen una peligrosa obsesión por conseguir dientes blancos, realizando todo tipo de procedimientos de forma desmesurada para lograrlo. Con el paso del tiempo, esto puede quebrar o debilitar los dientes, especialmente porque la recomendación es realizar procedimientos blanqueadores cada cinco o seis años.

Además, la realidad es que el blanco no es el color natural de la dentadura. Por lo que, en muchas ocasiones, al paciente le resulta imposible alcanzar el tono de blanco deseado y, por ende, sigue intentando procedimientos sin control. Ya que, el verdadero color de los dientes se ve determinado por una serie de factores genéticos y alimenticios.

Riesgos de la blancorexia

Blanquear los dientes es el principal objetivo. Esto no supone un problema siempre y cuando lo realice un profesional en salud bucal que monitoree tu proceso, y sepa qué es lo mejor para ti. El problema empieza cuando la persona busca conseguir unos dientes blancos haciendo uso de procedimientos caseros, o dejándolo en manos de personas no especializadas.

Puede que haya remedios caseros que contribuyan a mantener la dentadura fresca y limpia y, por consiguiente, lograr que se vea más blanca. Sin embargo, en cualquier caso, esto debe realizarse bajo supervisión médica. Siendo así el principal riesgo de la blancorexia, que los dientes se debiliten, al punto de causar algunas de las siguientes complicaciones:

Irritación en las encías

Normalmente es conocida como gingivitis, esta es una afección que causa inflamación y enrojecimiento en las encías, producto de la exposición a productos no autorizados por un odontólogo. En algunos casos, la irritación la puede ocasionar el mismo blanqueamiento dental autorizado, demostrando las razones por las que debe hacerse bajo supervisión.

Necrosis pulpar

Este es uno de los riesgos más graves, porque significa la muerte del tejido nervioso del diente, y se produce cuando la inflamación grave no es tratada a tiempo. La blancorexia ocasiona que se realicen tratamientos no supervisados por el odontólogo, de manera que es imposible diagnosticar a tiempo una inflamación.

Trastornos del gusto

Hay personas que realizan tratamientos caseros tan agresivos, que terminan alterando el sentido del gusto. Esto es una complicación incómoda o desagradable por la que, si bien es cierto que puede ser reversible, nadie desearía pasar.

Causa de los dientes manchados

Lo que tradicionalmente se conoce como dientes manchados, no es precisamente un indicador de que los dientes estén enfermos. De hecho, muchos dientes considerados ‘’amarillos’’, en realidad tienen el tono adecuado teniendo en cuenta las condiciones del paciente. Ten presente que, las principales causas de los dientes manchados, dependen del color que estos posean.

Dientes amarillos

El excesivo consumo de alimentos y bebidas con colorantes, fumar cigarrillo, o beber alcohol, son las principales causas de los dientes amarillos. Sin embargo, condiciones como el envejecimiento, también son motivos por los que los dientes se manchan de forma natural.

Dientes grises

El movimiento natural de los dientes o las caries, son causas naturales de la coloración grisácea en los dientes, así como las grandes manchas de tetraciclina. Por lo general, este tipo de coloración suele presentarse en un solo diente.

Consejos para evitar la blancorexia

Lo primero que se debe tener en cuenta para evitar la blancorexia, es que tener los dientes de un color totalmente blanco es prácticamente imposible, especialmente porque con el paso del tiempo la dentadura va perdiendo su color original, debido al crecimiento y a la edad.

Tras entender esto, la persona debe aprender a ser flexible consigo misma, y entender que las dentaduras que se ven en televisión, o en las revistas, suelen ser falsas.

Si aún persiste el deseo de realizarse procedimientos de blanqueamiento, la única solución es acudir a un especialista, y desconfiar completamente de los tratamientos caseros que lees en internet.

Cabe destacar que, algunos pacientes necesitarán ayuda psicológica de un profesional para superar la blancorexia, porque el problema original radica en una falta de aceptación propia, y una baja autoestima que se debe trabajar en terapia.