Las encías inflamadas, siempre son una advertencia de que está ocurriendo un problema mayor en nuestro organismo. Por esta razón, si este problema se presenta, es importante acudir inmediatamente con un profesional de la salud bucal, para evaluar lo que ocurre y conseguir una solución antes de que sea demasiado tarde.

¿Qué causa las encías inflamadas?

Las encías, son un conjunto de masa fibrosa que sostiene y protege a todos los dientes. Lo ideal es que estas sean saludables, manifestándose por medio de un color rosado claro. Sin embargo, cuando las encías están inflamadas, se vuelven de un color rojo y generan mucho dolor. Siendo las principales causas de esta complicación, las siguientes:

Desnutrición

La desnutrición es una condición que encuentra formas diversas de manifestarse en el organismo. Una de ellas son las encías inflamadas, especialmente cuando el organismo se encuentra carente de vitamina C.

Acumulación de placa bacteriana

Esta es la causa más común de las encías inflamadas, y se da cuando la mezcla de residuos de comida se acumula alrededor de los dientes. La solución evidente para prevenir esta complicación es cepillarse de forma reiterativa, y utilizar hilo dental para eliminar todos los residuos que se acumulan, especialmente en donde las cerdas del cepillo no llegan.

Tratamiento médico

Algunas medicinas o tratamientos generan encías inflamadas, por lo que la principal solución es conversar con el médico para modificar el tratamiento, o encontrar una manera de lidiar con los efectos secundarios.

Enfermedades

Las enfermedades como la gingivitis pueden enrojecer e hinchar las encías, de manera que, al momento de cepillarse, las encías inflamadas tienden a sangrar. Además, otra serie de patologías específicas como el cáncer, o los tumores en la cavidad bucal, también producen esta incómoda complicación.

¿Qué no se debe hacer con las encías inflamadas?

Es muy común que, tras descubrir las encías inflamadas, busques soluciones rápidas y sencillas en internet. Puede que alguna de ellas te ayude a aliviar el dolor y el malestar, pero lo más recomendable es visitar al odontólogo más cercano para solucionar el problema de raíz.

En internet puedes encontrar muchas recomendaciones, pero la mayoría de ellas no tienen un sustento médico, por lo que algunas de las cosas que debes evitar si tienes las encías inflamadas son las siguientes:

Utilizar enjuaga bucal para aliviar la inflamación

Hay quienes recomiendan utilizar enjuague bucal, e incluso combinarlo con sal. Esto puede resultar perjudicial para las encías inflamadas, sobre todo si aún no se ha valorado que tan grave es el daño. Debes saber que, el enjuague bucal contiene alcohol y otros compuestos que pueden terminar de irritar la encía.

Consumir antibióticos

Los antibióticos son medicamentos que no deben tomarse a la ligera ni en exceso, porque pueden dejar de generar inmunidad ante las verdaderas infecciones, convirtiendo al antibiótico en una medicación inútil. Por este motivo solo deben tomarse bajo supervisión médica.

No acudir al profesional

Muchos consejos y trucos caseros, van a definir las encías inflamadas como una situación incómoda que se soluciona con el paso del tiempo. Sin embargo, no hay manera de garantizar que eso sea cierto. Siempre hay que acudir con especialistas de la salud bucal, porque las encías inflamadas pueden generar problemas mayores, tal como la muerte del tejido nervioso.

¿Cómo evitar las encías inflamadas?

Para evitar las encías inflamadas, es necesario tener una adecuada higiene bucal, haciendo uso de los elementos adecuados. Para ello, la mejor recomendación es cambiar el cepillo de dientes cada tres meses, haciendo uso de cepillos de cerdas suaves para evitar romper o herir la encía.

Además, se recomienda el uso del hilo o seda dental como una forma de remover la placa bacteriana de forma eficiente. No obstante, este elemento debe utilizarse con delicadeza para no ocasionar dolor o sangrando en la encía. Hay especialistas que sugieren incluir un irrigador dental a la rutina de higiene bucal.

Tener una buena alimentación

Una correcta alimentación es fundamental para evitar las encías inflamadas. Esto incluye el consumo de frutas y verduras, así como la reducción de azúcares refinadas en la ingesta calórica diaria, pues solo mediante una buena alimentación, los dientes se mantienen sanos.

Por lo general, la salud dental pasa desapercibida por la mayoría de la población, ignorando todas las complicaciones que puede traer una enfermedad bucal. Ante esto, resulta necesario mantener una higiene adecuada para evitar problemas dentales irreversibles.