La estética dental es un elemento importante en nuestra presentación personal. Es por esto que, cuando hace falta un diente, un implante dental es la mejor alternativa para mantener la raíz del diente estable y, de esa forma, conseguir una dentadura impecable. Si te interesa conocer más sobre este tema, llegaste al lugar indicado, pues hoy te contaremos cómo cuidar tus implantes dentales.

¿Qué son los implantes dentales?

El implante dental es un elemento que se introduce en la encía, a la altura del hueso mandibular. Un implante, funciona como soporte para poder colocar un puente o prótesis bucal, cuando el paciente ha perdido uno o varios dientes. De esa forma, el diente artificial se mantiene estable y se evita el riesgo de desprenderse.

Complicaciones de los implantes dentales

Un implante dental debe colocarse mediante un procedimiento que tiene el mínimo riesgo, pero que trae consigo ciertos compromisos. Ten presente que, es imposible realizarse un implante dental y pretender tener una mínima higiene bucal, pues las complicaciones serían innumerables.

Naturalmente, antes de colocar un implante dental, el odontólogo debe cerciorarse de que las encías del paciente están sanas, y que son lo suficientemente fuertes para soportar el procedimiento (especialmente, de aquellas consecuencias que podría desencadenar este procedimiento en la dentadura y la salud bucal).

Sin embargo, para reducir el riesgo de complicaciones el paciente tiene que asumir el compromiso de cuidar su dentadura. Esto, será fundamental para evitar diversos riesgos e inconvenientes, tales como los que te mencionamos a continuación:

¿Cómo cuidar un implante dental?

Puede aflojarse el implante

Esto ocurre porque los tornillos a los que está sujeto el implante terminan aflojándose, y el proceso de masticar continuamente desemboca en que el implante se desprenda. Debes saber que, esta complicación es riesgosa porque compromete los tejidos bucales, y la salud de los mismos. Siendo, una puerta de entrada a las posibles infecciones y abscesos alrededor de la encía.

Periimplantitis

Esta es la principal complicación que se suscita a raíz de malos cuidados bucales. Se trata de una muy grave infección, que se presenta en el hueso y que no produce síntomas, lo que incrementa su riesgo.

La periimplantitis ocurre porque, a raíz de la colocación del implante dental, la higiene bucal se descuida, e inevitablemente las bacterias de la boca se acumulan en el hueso. Esto puede ocasionar la pérdida del implante.

Bruxismo

El exceso de masticación sobre el hueso sobre el cual está sujeto el implante dental, genera complicaciones como el bruxismo, que termina afectando a la mandíbula y otras zonas de la boca. Aunque generalmente no se trata de una complicación riesgosa, los problemas por Bruxismo sí que pueden resultar muy incómodos.

¿Cómo cuidar los implantes dentales?

Ante las principales complicaciones que pueden ocasionarse a raíz de un implante dental, queda clara la necesidad de cuidar de forma adecuada los implantes dentales. Algunas recomendaciones para mantener la salud de tus encías e implantes que puedes tener en cuenta, son las siguientes:

Visitar al odontólogo con frecuencia

Probablemente está de más decirlo, pero es importante visitar al profesional en salud dental cada tres meses como tiempo mínimo. De esa manera, podrás revisar cómo se encuentra el implante dental y, en caso de que exista algún problema, poder detectarlo a tiempo.

Cepillarse adecuadamente

Cepillarse es muy importante para evitar la acumulación de bacterias en la cavidad bucal. Esta, es la única manera de prevenir a tiempo una infección dental que pueda terminar comprometiendo todo el trabajo realizado mediante el implante y las prótesis.

Reducir el consumo de tabaco

Tras terminar tu cirugía de implante dental, seguramente el especialista te comentó sobre los riesgos que significa el tabaco para la salud bucal. Esto ocurre, porque el consumo de tabaco aumenta las posibilidades de daño en los huesos y encías. Por lo cual, lo mejor es reducir o eliminar por completo su consumo.

Utilizar hilo dental

Aunque no es ampliamente recomendado en pacientes con encías muy sensibles, el hilo dental nos ofrece la posibilidad de llegar hasta donde el cepillo no es capaz, especialmente en pacientes con dientes muy grandes, y con espaciosos entre sí.

Cuidar las prótesis dentales

Aunque las prótesis dentales no corren el mismo riesgo que los dientes naturales, para mantener la salud del implante dental es necesario cuidar los dientes artificiales que se sostendrán, gracias a este elemento metálico.

¿Qué tan dolorosa es la colocación de un implante dental?

La cirugía de implante dental no tiene por qué ser dolorosa, pues el odontólogo especialista debe colocar anestesia. Sin embargo, tras empezar a despertarse la encía, es posible experimentar sangrado o inflamación, durante un par de días posteriores al procedimiento.

No obstante, al cabo de un periodo de tiempo corto, el problema debería desaparecer y no deberías sentir ningún tipo de molestia. En caso de que ocurra lo contrario, lo mejor que puedes hacer, es acudir de inmediato con tu odontólogo.