La estética dental está definida como una serie de procedimientos realizados con la finalidad de mejorar las condiciones estéticas y bucales de nuestra boca. Sin embargo, algunos procedimientos pueden desembocar en complicaciones dolorosas y riesgosas para la salud en general. Una de estas complicaciones es la periimplantitis, de la cual te hablaremos a continuación.

¿Qué es la periimplantitis?

La periimplantitis es una patología de las encías y la masa ósea de la cavidad bucal. Comúnmente, esto ocurre cuando se realiza un implante dental y se coloca de forma incorrecta o se descuida la higiene bucal. Pudiendo así, derivar en consecuencias severas que involucran, evidentemente, la pérdida del implante.  

Mucositis Periimplantaria

Se denomina mucositis periimplantaria, a la afección inflamatoria de los tejidos bucales que se ocasionan como producto de un mal cuidado, o colocación de un implante dental. Originalmente, esta solo afecta a los tejidos blandos, pero es el primer paso para adquirir una periimplantitis

Cabe destacar que, este tipo de patología no supone un gran riesgo, porque cuando se diagnostica es porque ha sido tratada a tiempo. Sin embargo, cuando se convierte en periimplantitis la mayor consecuencia es la pérdida total de la masa ósea que rodea al implante. De manera que, si no se descubre a tiempo, puede ser irreversible.

Causas de la periimplantitis

Al momento de colocar un implante dental, el odontólogo debe asegurarse de que el paciente tenga una salud dental adecuada. Esto significa poseer encías saludables, porque el primer factor de riesgo para contraer periimplantitis, es poseer encías dañadas o naturalmente enfermas.

Aunque las causas dependen de la historia clínica personal del paciente, entre las principales causas de la periimplantitis se encuentran las siguientes:

Existencia de enfermedades preexistentes

Como la salud de las encías es muy importante para evitar esta patología, muchas veces la principal causa de la misma es la existencia de enfermedades preexistentes que, como efecto secundario, derivan en el daño de los tejidos y el hueso. Algunas de estas enfermedades, son el cáncer o la diabetes.

Mantenimiento de hábitos nocivos

Entre las indicaciones imprescindibles al momento de colocarse un implante dental, se encuentra la necesidad de mantener una dieta y hábitos saludables para mantener el tratamiento realizado sin inconvenientes.

Es por esto que, una mala alimentación, así como el exceso de azúcares refinadas o de alcohol, puede generar esta riesgosa patología. Asimismo, el consumo excesivo de tabaco o nicotina pueden desencadenar esta enfermedad.

Falta de higiene bucal

Es necesario cepillarse después de cada comida, y hacer uso de elementos como el hilo o el enjuague bucal. No hacerlo lleva a graves consecuencias, especialmente cuando ya se tienen tratamientos preexistentes, tal como una endodoncia.

Síntomas de la periimplantitis

Los primeros signos de periimplantitis se dan cuando se empieza a notar un leve enrojecimiento alrededor del implante dental. Paulatinamente, se suscitarán una larga lista de síntomas, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Inflamación excesiva.
  • Supuración, normalmente conocida como pus.
  • Sangrados constantes.
  • Pérdida ósea alrededor de la zona del implante.

En el peor de los casos, es posible notar que el implante posee movilidad. Esta característica es fundamental durante los primeros días de un implante dental pero, tras pasar los meses, el elemento debería adherirse por sí solo.

Tratamiento de la periimplantitis

Una vez realizado el diagnostico de la periimplantitis, es necesario iniciar un tratamiento para evitar que los tejidos sigan comprometiéndose, ya que el daño aumenta en intervalos de tiempo considerables. Para esto se debe solucionar el problema que genera la infección inflamatoria.

Lo primero que realizará el especialista en salud dental, será una limpieza profunda de la zona, arriesgándose a retirar completamente el implante, o las bolsas periimplantarias para mantener limpios los tejidos.

Además, el tratamiento de la periimplantitis se suele acompañar de la administración de enjuagues antisépticos y antibióticos. Esto, con la esperanza de atacar la infección y frenar rápidamente el daño que avanza de forma inminente.

Tratamiento mediante cirugía

Cuando la infección ya está muy avanzada, la única opción que queda es la realización de una cirugía que emplee la regeneración de los tejidos, para conseguir lograr la recuperación del hueso y la masa blanda perdida.

¿Qué tan dolorosa es la periimplantitis?

Aunque durante los inicios de esta patología pueda pasar desapercibida, cuando se ha arraigado lo suficiente a la boca, la periimplantitis es muy dolorosa, especialmente cuando genera sangrados.

Por esta razón, es importante visitar al especialista para diagnosticar a tiempo cualquier infección que pueda poner en riesgo nuestra salud bucal.