El desgaste dental puede llegar a ser muy común y depende de factores como el cuidado de la higiene dental, la genética, entre algunos otros aspectos más. Este, se puede empezar a dar en cualquier etapa de la vida, sin embargo, es más común que se dé durante la vejez. Incluso, según la estadística, se cree que esto se puede dar en hombres con mayor frecuencia que en mujeres.

¿Qué es el desgaste dental?

Básicamente, el desgaste dental una pérdida que se da de forma paulatina en la superficie de un diente. Como se mencionó antes, por lo general este se puede dar cuando se es mayor. Por su parte, las abfracciones son lesiones que se dan de forma paulatina, y que pueden llegar a generar la sensación de que la pieza dental puede ir desvaneciéndose de forma progresiva.

¿Qué causa la abfracción?

Existen muchos factores que pueden acelerar la aparición del desgaste dental. Sin embargo, existen tres tipos de fenómenos que explican por qué se da el desgaste dental, siendo estos la erosión, atrición y abrasión. A continuación, te hablaremos con mayor detalle sobre cada uno de ellos:

Erosión

Se trata de la pérdida progresiva de la superficie dental (esto se puede dar por factores químicos o ácidos). En este tipo de desgaste dental no se ven bacterias, es decir que no es necesariamente por sarro ni placa bacteriana.

Generalmente, la erosión suele presentarse debido a un consumo en exceso de las bebidas carbonatadas y jugos de frutas que contienen químicos. Por otro lado, también es común ver la presencia de la erosión dental en personas con trastornos alimenticios, ya que normalmente crean reflujo.

Abrasión

Por su parte, la abrasión se presenta como la pérdida del esmalte de los dientes, causada específicamente por acciones como la masticación, y el contacto entre las piezas dentales. Esta, normalmente es asociada con la técnica del cepillado de dientes, cuando se está realizando de forma incorrecta.

Atrición

La atrición, es la perdida que puede presentarse en la superficie de las piezas dentales, tanto por el rechinamiento de dientes opuestos, como por la masticación en algunos casos. En otros de los casos, esta también puede presentarse en personas con dietas altas en fibrosa, o que padecen de bruxismo.

Tratamiento para el desgaste de los dientes

Algunos de los tratamientos que se dan para el desgaste dental, consisten en técnicas de restauración que se acoplan a los casos específicos de cada uno de los pacientes. En estos casos, normalmente se hace uso de reconstrucciones a través de material de relleno, incluso, si se llega a ese punto, se colocan prótesis en el diente que se encuentre en un desgaste extremo.

Algunos materiales de relleno usados comúnmente para estos casos, son la resina, la cerámica, o el circonio. Todos estos elementos, coinciden muchas veces en utilidad, calidad y estética, contando con propiedades que intentan simular aquellas propias de las piezas dentales. De manera que, al aplicarse en los dientes, estos materiales pueden adecuarse bastante bien al tipo de pieza dental que se quiere simular.

Por su parte, otro material común en este tipo de casos son las coronas o carillas, que normalmente son fabricadas en cerámica.

¿Cómo se previene el desgaste dental?

Al igual que en cualquier enfermedad dental, el cuidado de la higiene dental es primordial y crucial para la prevención de estas. También, mantener una dieta saludable y equilibrada en la cotidianidad puede resultar de gran ayuda.

Además de lo anterior, algunos otros consejos que puedes tener presentes para prevenir el desgaste de los dientes, son los siguientes:

  • No cepillarse inmediatamente después de comer alimentos ácidos, por lo que el mismo acido debilita el esmalte, y al hacer el cepillado puede lastimarlo.
  • Es recomendable utilizar pasta de dientes no tan fuertes, por lo que esto hace que la dentadura sea propensa a desgastarse.
  • Tratar de reducir o eliminar bebidas carbonatadas o jugos con altos nivel de ácidos y/o químicos.
  • No usar los dientes como herramientas (por ejemplo, evitar usarlos para abrir botellas, sostener objetos, cortar cintas, entre otras cosas).
  • Acudir con regularidad al odontólogo para una limpieza y revisión general.
  • Estudiar cómo hacer un correcto cepillado, el uso del hilo dental, y qué tipo de pasta dental y enjuague bucal comprar.

Por último, es importante cuidar de la mejor manera la dentadura, especialmente si quieres lograr mantener tus dientes naturales hasta edades avanzadas. Lo mejor de todo, es que en la actualidad existen una gran variedad de herramientas, ideales para hacer un cuidado adecuado de la higiene bucal.

Además de tener a tu alcance, la posibilidad de investigar sobre la forma de prevenir cualquier tipo de enfermedad dental que se pueda presentar.