Se conoce con el nombre de área interproximal al espacio que tenemos entre los dientes y que favorece el establecimiento y desarrollo de la placa bacteriana.

La higiene bucodental diaria es fundamental para evitar la aparición de enfermedades orales. Sin embargo, la mayoría de las personas no realiza una limpieza bucal completa y correcta, dado que solo usan un instrumento higiénico: el cepillo dental.

Aunque este elemento es indispensable, no es suficiente. Los huecos entre las piezas dentales acumulan muchos restos de alimentos que no pueden ser eliminados con el cepillado, lo que provoca la acumulación de placa bacteriana, desarrollándose así patologías como la caries, la gingivitis o la periodontitis.

Para limpiar correctamente los espacios interproximales y evitar estas patologías, ¡toma nota de nuestros consejos!

Espacios interproximales abiertos

Normalmente, surgen como consecuencia de la pérdida de alguna pieza dental o por un diastema. En este caso, es primordial una limpieza adecuada en las siguientes zonas:

– Diastemas: un amplio espacio entre los dientes exige una higiene eficiente.
– Ortodoncia: las personas que se estén sometiendo a este tratamiento deben extremar la higiene dental, incidiendo en las zonas de más difícil acceso como alrededor de los brackets, las bandas metálicas y los alambres.
– Prótesis fijas: hay una tendencia a que se acumulen alimentos alrededor de los puentes fijos.