Implante Dental

Los implantes dentales son un producto de un material en específico, como el metal, el cual servirá para suplantar la base de un diente que necesite ser reemplazado. Estos implantes son colocados por un especialista el cual decidirá si es mejor cubrir a este con una corona o con un puente, dependiendo de cada situación.

¿Cómo Funciona un Implante Dental y Cuáles son sus Tipos?

Este implante se deberá fusionar al hueso maxilar o de la mandíbula, así como lo hace la raíz de un diente natural. Esto será para tener la base estable que tiene cualquier otro diente. Existen distintos tipos de implantes dentales según la Asociación Dental Americana, los cuales son:

Implantes Endostiales

Estos son implementados de forma quirúrgica y directa a los huesos maxilares. Luego de la cicatrización, se debe realizar una segunda intervención quirúrgica para así conectar un “poste” sobre el implante dental que se dio en la primera intervención. Al fin de todo se coloca el diente artificial (corona o pueste) sobre ese “poste”.

Implantes Subperiosteal

Estos son a través de una especie de montura para colocar el implante dental en los huesos maxilares, justo por debajo de la encía. Luego del proceso de cicatrización, este se debe fijar al hueso maxilar naturalmente para colocar los postes, los cuales deben sobresalir por encima de las encías. Finalmente se coloca la corona sobre esto.

Preparación antes de la Operación

Cuando se tiene pautada una fecha para esta clase de procedimiento, es necesario que se tenga en cuenta algunas evaluaciones necesarias para que el especialista que vaya a ejercer esta intervención, tenga presente un panorama más real de la salud dental de su paciente. Las recomendaciones que se dan antes de esta operación son:

  • Revisión de la Historia Clínica: Es importante que el doctor que sea responsable de esta intervención sepa cuales alergia o enfermedades padece. o ha padecido, esta persona, y así también poder ofrecer el mejor cuidado y el más apropiado para él.
  • Examen Dental: En algunos casos podrá ser necesario antes de la intervención tener panorámicas, radiografías, modelos de los dientes, o incluso modelo de la mandíbula.
  • Creación de un Plan de Tratamiento: Aquí será creado todo lo que se debe hacer antes, durante y después de la operación, para anticipar cualquier tipo de invidente, o incluso solo para tener una organización entre el especialista y el paciente en cuanto a los cuidados previos y posteriores.

Proceso de Colocar un Implante Dental

Este procedimiento no necesariamente debe ser de forma quirúrgica, puede ser en cualquier consulta odontológica, pero siempre debe ser utilizada la anestesia local por lo que es un trabajo bastante profundo. Los pasos en los que se hace esta operación se dividen en tres fases, las cuales son:

Fase 1

En esta primera parte, es limpiar el área a operar, posteriormente colocar la anestesia local, para luego introducir el implante en la encía y en el hueso. El implante de esta forma, al quedar resguardado bajo la encía, se protege de secuelas como posibles infecciones.

El proceso de osteointegración, el cual es la unión del implante dental y el hueso como tal se da luego de esta primera fase, allí se tiene que hacer una espera para que este proceso se dé con regularidad de 2 a 4 meses.

Fase 2

Luego de los meses de espera se vuele a hacer una intervención donde se abre una pequeña incisión en la encía para rectificar que el implante si se esté integrando con el hueso. Al verificar esto, se debe conectar el pilar transepitelial (poste), el cual queda visible sobre la encía.

Fase 3

Al pasar entre 2 a 4 semanas que se haya añadido al implante el poste, se hará un estudio para determinar si es una corona lo que se colocar como la parte externa del diente, o un puente. Los puentes normalmente son usados cuando se colocan varios implantes dentales.

Este proceso de colocar un implante dental no es complicado, pero tampoco debe ser tomado a la ligera. Es muy importante hacer una investigación sobre la intervención y aclarar cualquier duda que se tenga con el especialista que lo esté examinando, para que se pueda ejecutar la intervención de la forma más tranquila y llevadera posible para el paciente.