Es normal que con el pasar de los años, los dientes empiecen a desgastarse lentamente. Esto se debe, a que cada vez son menos los nutrientes que se generan para mantener sano el esmalte que cubre y protege la dentadura. Sin embargo, en muchos casos este desgaste de dientes se genera prematuramente, lo cual es preocupante, pero con la tecnología actual, existe una solución para todos esos casos.

¿Qué es el desgaste dental?

Este es el principal problema dentro de la salud bucodental, pues por diversas razones, el esmalte protector de los dientes se pierde. Como consecuencia, se abre paso a una gran cantidad de bacterias, y otros elementos que van deteriorando los dientes.

Además de esto, los malos hábitos de cuidado y limpieza de los dientes, hace que se vayan debilitando hasta llegar a posibles quebramientos, o deterioro de la materia solida de los dientes. Ocasionando así, huecos o caries que pueden ser muy peligrosas.

Causas del desgaste de dientes

Son varias las causas que con el pasar de los años, van debilitando la dentadura hasta llegar a problemas que pueden ser muy complejos. Por lo general, la causa del desgaste de dientes siempre va a afectar primero el esmalte que cubre los dientes (que se encuentra compuesto por Hidroxiapatita, y tiene de 2 a 3 mm de grosor).

De manera que, las causas del desgaste de los dientes se pueden resumir en tres principales problemas: la abrasión, la fricción y la atrición. De ellos se derivan una gran variedad de malos hábitos, que terminan en dicho desgaste, e incluso la pérdida total de las piezas dentales. Sobre cada uno de estos problemas, te hablaremos con mayor detalle a continuación:

La abrasión

Se trata de la pérdida progresiva de la superficie o esmalte dental, generado por el consumo muy frecuente de productos ácidos (tal como las bebidas carbonatadas, zumos de frutas cítricas, entre otros). Este problema también se da en personas que sufren de problemas gastrointestinales como el reflujo, pues en general cualquier ácido deteriora el esmalte dental.

La fricción

Esta suele producirse por un incorrecto cepillado de los dientes, o incluso el rechinamiento de los mismos. Cuando las cerdas del cepillo dental son muy rígidas o el cepillado se hace con mucha fuerza, causa una fricción excesiva que debilita el esmalte y por ende produce un desgaste de los dientes.

Por último, existe otro mal hábito de fricción y es el uso de los palillos para limpiarse los dientes luego de comer. Estos palillos friccionan los dientes y retiran la capa superficial del esmalte dental, por lo que los dientes quedan desprotegidos por un tiempo.

La atrición

Con este fenómeno se produce la pérdida progresiva de la superficie de los dientes, a causa del rechinamiento de los mismos. El bruxismo es la causa principal de este problema, pero también entran en esta categoría los malos hábitos de masticación, los movimientos excesivos de la mandíbula, entre otros.

¿Cuáles son los síntomas del desgaste dental?

Hay 3 síntomas que son evidentes y que el paciente por sí solo puede notar. En caso de que se posea uno o más de ellos, lo ideal es acudir a un especialista para corregir el problema, y evitar la pérdida total de su salud dental. Siendo estos tres síntomas, los siguientes:

Tonalidad

Los dientes tienen una tonalidad natural, que no es ni muy blanca, ni muy amarilla. Cuando los dientes tienen una tonalidad mucho más amarilla de lo normal, significa que cada vez hay menos esmalte sano que proteja a los dientes.

Características físicas del diente

Si el paciente tiene dientes con fisuras o partes que son más transparentes, es porque evidentemente esas piezas están desgastadas, y deben ser reparadas. De lo contrario, se podría llegar a producir una fractura total del diente.

Sensibilidad

Esta es quizá la razón principal por la que acuden las personas con desgaste dental al dentista. Un esmalte débil no puede proteger a los dientes del frio o el calor de los alimentos, lo cual genera sensibilidad, pudiendo ser esta leve, o moderada.

¿Cómo saber cuál es mi causa de desgaste dental?

Existen dos formas de conocer la causa de los desgastes dentales. La primera, es que la persona evalúe todos sus hábitos de cuidado dental, y se dé cuenta de los errores que está cometiendo que debilitan el esmalte de sus dientes

Otra forma, es acudiendo a un dentista que cuente con medios especializados para evaluar la gravedad, y la causa de la situación. Ambas formas son sumamente importantes, y siempre debes ser tú quien reconozca los malos hábitos, y los corrija inmediatamente.