El absceso dental es una de las enfermedades causadas por las bacterias en la cavidad bucal, estas son muy comunes y existe gran variedad de ellas. La razón principal para que se dé un absceso dental es la acumulación de pus creada por infecciones bacteriana. Es importante que el diagnóstico del absceso se haga rápido para poder tratarlo y drenarlo.

¿Qué es el absceso dental?

El absceso dental puede darse en distintas regiones del diente, además de poder darse por distintos motivos.  Como dicho anteriormente, las bacterias son las principales culpables de este tipo de afección, sin embargo, es importante tener en cuenta que es muy común, y que estas bacterias aparecen de forma regular.

Tipos de Abscesos Dentales

En la odontología, los abscesos dentales se dividen en dos tipos. Estos basándose en el lugar en el que se dé la infección, sabiendo que se puede dar en distintas partes del diente. Estos tipos de abscesos son:

Absceso periodontal

Algunos también la llaman bolsa periodontal, y se trata de la aparición de un acumulo de pus a nivel periodontal. Una de las causas principales para que se este tipo de absceso es cualquier enfermedad periodontal como lo es la periodontitis.

Absceso periapical

Es una infección bacteriana que ataca a los dientes, principalmente en la raíz del diente, lo cual ocasiona una lesión grave. La principal causa de este tipo de abscesos son las caries o algún traumatismo oral, si este tipo de padecimientos no se tratan oportunamente, llegan a causar un absceso.

Causas de que se origine un absceso dental

Para poder curar un absceso dental, es importante estudiar su principal origen y a partir de allí hacer un diagnóstico adecuado, para esto es necesario tener en cuenta la variedad de causas que puede causar el absceso dental. Algunas de estas afecciones son:

Caries dentales

Las caries dentales son muy comunes en las personas a cualquier edad, y el tratamiento para esto no debe ser muy complicado, sin embargo, de no tratarse a tiempo, se puede dificultar y convertir en una carie profunda, lo cual afecta la pulpa del diente, y a parir de las bacterias que se encuentren en los dientes, generar el acumulo de pus que caracteriza el absceso dental.

Enfermedades Periodontales

Primero las bacterias empiezan atacando la parte periodontal, cuando atacan las encías durante la  gingivitis, se empieza a poner en riesgo las estructuras dentales. Si este proceso continua, al tener una periodontitis muy avanzada pueden perderse dientes. En este ámbito es fundamental el cuidado de la higiene dental para evitar la piorrea.

Traumatismos dentales

Cualquier lesión bucodental creada por un golpe, puede llegar a crear un absceso, dependiendo claro de la gravedad de la lesión. Luego de un golpe grave es común que aparezcan fisuras, y allí es donde se encuentra el absceso.

Síntomas

Los síntomas más comunes para detectar la aparición de un absceso dental son característicos y diversos, por esto al notar algunos de ellos, es importante acudir a un especialista que determine si se trata de un absceso dental y la gravedad del mismo. Algunos de estos síntomas son:

  • Fiebre: Por ser una infección el sistema puede recurrir a la fiebre para atacarla.
  • Mal Aliento: La halitosis es un síntoma muy común en los abscesos y en cualquier enfermedad creada por bacterias.
  • Inflamación de las encías: Esto sucede cuando se tiene las encías rojas, sangrantes o hinchadas.
  • Pus: Este es el síntoma más característico en los abscesos dentales y aparece en el diente donde se encuentre el absceso.

Tratamiento

Al tener un absceso dental, lo principal es tratar de salvar el diente dañado y no tener que removerlo. Los abscesos se pueden tratar con antibióticos, para así eliminar la infección del cuerpo. Si se llega a tratar de un absceso periapical, se hace una endodoncia, en la cual se drena la infección y se sellan los conductos.

Por otro lado, el curetaje dental es un rapado que elimina las bolsas periodontales, por lo cual ayuda en el tratamiento de los abscesos dentales. Por último, a lo que no se trata de llegar es a la exodoncia, la cual es una extracción dental, sin embargo, si existe una infección muy grave en el absceso, lo recomendable es sacar la pieza dañada.