Cuando hablamos de maloclusión dental, nos referimos a la irregularidad en el contacto y engaste entre los dientes del maxilar superior y la mandíbula inferior, y también a la incorrecta alineación de la dentición.

Muchas personas creen que es una cuestión meramente estética, pero no es así. Esta alteración puede provocar problemas en la mordida, el tejido gingival, la articulación mandibular, o incluso el desarrollo del habla.

En CML Odontólogos, tu clínica dental en A Coruña, te hablamos del origen, las consecuencias y nuestros tratamientos para la maloclusión.

Origen de la maloclusión dental

Existen diferentes tipos de maloclusiones: apiñamientos, espaciamientos, mordida cruzada y mordida abierta; así como numerosos factores que pueden causarlas:

  • Causas hereditarias y defectos congénitos.
  • Malos hábitos dentales en la infancia, como chuparse el dedo o empujar los dientes con la lengua.
  • Diferencia de tamaño entre la mandíbula superior e inferior, o entre la arcada y las piezas dentales.
  • Perdida de dientes, ya que las piezas adyacentes tienden a moverse para tratar de llenar el espacio de la arcada, modificando la mordida e impidiendo la correcta unión.
  • Fuertes traumatismos dentales, como un golpe o fractura.

Consecuencias de esta afección

Las consecuencias de una mala mordida son numerosas y pueden afectar gravemente nuestra calidad de vida.

  • Impide la masticación adecuada, lo que puede derivar en problemas digestivos.
  • Los dientes apiñados dificultan una correcta higiene, por lo que es más probable desarrollar caries y enfermedades periodontales.
  • La maloclusión provoca que la persona rechine o apriete los dientes de manera anormal (Bruxismo).
  • Las maloclusiones esqueléticas severas pueden conllevar problemas respiratorios durante el descanso, como ronquidos y apnea del sueño.
  • Algunas maloclusiones provocan complicaciones en el habla y problemas estéticos.

Tratamientos para corregir las maloclusiones

Es importante detectarlas en edades tempranas. Hasta los 12 años, aproximadamente, el desarrollo óseo aún no ha concluido, por lo que es posible guiar su crecimiento. En estos casos, la ortodoncia puede corregir las maloclusiones.

En el caso de los adultos, la gran mayoría podrán corregirse con tratamientos de ortodoncia. En los casos más severos, es necesario recurrir a la cirugía ortognática.

Pide cita en tu dentista de confianza en A Coruña y recupera tu calidad de vida. Contacta con nosotros o llámanos al 981 14 37 44 / 698 191 547.