Las urgencias dentales pueden ocurrir de una forma inesperada, por esto, y por la gravedad en la que pueda consistir la urgencia dental, es importante que se actúe rápido. Hay algunas personas que tienen un dentista designado para este tipo de situaciones, sin embargo, si te encuentras viajando o no tienes un dentista de confianza, existen clínicas dentales que te atenderán de forma rápida y eficaz.

¿Qué es una urgencia dental?

Las urgencias dentales pueden ser diversas, al igual que sus causales, pero se pueden dividir en dos categorías principales, entre las que se encuentra un daño visible en una pieza dental o en los tejidos circundantes. Y la segunda categoría se ve cuando existe un dolor muy agudo que puede indicar una agravación de una carie dental o de un absceso.

Existe clínicas dentales que pueden atenderte las 24 horas, por lo que las urgencias dentales pueden pasar en cualquier momento, y al igual que cualquier otra afección física debe ser tratada lo más pronto posible.

Estas se pueden dar en cualquier tipo de traumatismo, sea un golpe proporcionado por otra persona, una caída o incluso en accidentes automovilístico. Algunas de las urgencias que pueden suceder gracias a esto son:

  • Perdida de un diente
  • Grieta o fractura de un diente.
  • Diente que ha pedido su alineación
  • Diente que se ha aflojado
  • Dolor en los dientes gracias a un impacto pero que no tenga daños visibles
  • Heridas graves en labios, mejillas o lengua.

Además de las anteriores, también puede atenderse la perdida de coronas dentales, la infección de muelas, el alveolo seco por una extracción dental, entre otros tipos de afecciones más.

¿Qué hacer si tengo una urgencia dental?

Lo más importante es mantener la calma. Si se ha sufrido de algún tipo de accidente, es normal que, al ver sangre en la boca o la pérdida de un diente, puedas llegar a desesperarte. Sin embargo, lo primordial por hacer es localizar el problema, analizar si lo que está pasando es la pérdida de un diente, o es una herida en el tejido de la boca.

A partir de allí, lo mejor que puedes hacer es dirigirte a una clínica dental (algunos hospitales tienen áreas especializadas en odontología), que también cuentan con un servicio de 24 horas de atención. Si tienes un dentista de preferencia, pero no te puede atender en ese momento, lo mejor es dejar que te atienda aquel dentista que se encuentre en servicio al momento.

Luego de que haya pasado la urgencia y el dentista te haya solucionado el problema, lo recomendable es agendar una consulta con tu dentista usual lo más pronto posible. Si es un problema que necesita de observación, le puedes pedir al dentista de urgencia que siga tu caso, o si lo prefieres, también puedes continuarlo con otro doctor.

¿Cómo saber que tengo que visitar un dentista de urgencia?

Algunos consideran que una leve molestia amerita que se vaya a urgencias, y aunque se conoce que un dolor de muelas puede ser fastidioso, es importante saber cómo identificar cualquier tipo de urgencia. Generalmente, se trata de una urgencia dental cuando ocurre un sangrado importante, y/o hay un dolor severo que no disminuye con analgésicos.

¿Cómo prevengo urgencias dentales?

Lo principal para que este tipo de casos no sucedan, es entender la importancia de la salud e higiene dental. Si se atiende con regularidad al dentista, y además se siguen todos los consejos para mantener la higiene dental en óptimo estado, los casos de urgencias dentales pueden disminuir considerablemente.

Sin embargo, nadie está exento de cualquier accidente que pueda llegar a ocurrir, y como se mencionó antes, los traumatismos causados por golpes fuertes son la principal causa de este tipo de urgencias. Por esto, es importante conocer dónde acudir en el momento de sufrir cualquier accidente.

Por esto, resulta importante saber qué servicios de salud están cerca de tu hogar y de tu comunidad. Además, de tener reservado un presupuesto para cualquier tipo de emergencia dental. De igual manera, se puede tener un botiquín con recursos necesarios en caso de una urgencia.

Entre estos recursos puede estar paracetamol, analgésicos, enjuague bucal (que sea antiséptico), algodón o gasa para detener sangrados graves. Incluso, un chicle sin azúcar puede ser de ayuda para tapar el espacio que se haya creado por pérdida de un diente.