Los implantes dentales se han convertido en una tecnología al servicio bucal que brinda la solución más creativa e innovadora para la salud y la apariencia dental.  Y es que los dientes son de vital importancia, no solo en el desarrollo de los procesos digestivos,  sino como parte esencial de la estética y de la interacción social. ¿Quieres conocer qué tipo de implantes dentales existen actualmente? Llegaste al lugar indicado.

¿Qué saber acerca de los implantes dentales?

Básicamente, los implantes dentales están estructurados para instalarse desde la raíz y desde allí sujetar el diente. Estos generalmente tienen forma de tornillo para poder enroscarse al hueso en donde luego estará adherido el diente (corona), que será el objetivo final de este proceso.

Aunque los hay de diversas formas y conicidades, actualmente los implantes dentales más habituales son los atornillados que están hechos con materiales biocompatibles, que buscan acoplarse con el hueso humano sin originar ningún tipo de rechazo. A estos ensambles se les denomina osteointegración cuando el material es de titanio, y biointegración si son de material cerámico.

Sin embargo, la evolución en la investigación de los implantes ha llevado a la presentación de un nuevo prototipo denominado transcigomático, que se caracteriza por permitir una mayor utilización del hueso.

¿Qué tipos de Implantes dentales existen?

Existen diversos modelos de implantes dentales que presentan diferentes aplicaciones a considerar (dependiendo de la necesidad y el material utilizado). Aunque en líneas generales, estos se pueden integrar en dos grandes grupos:

Implantes endo-óseos: (osteointegrados o dentro del hueso)

Se trata del tipo de implante más común, y se coloca quirúrgicamente de forma directa en los huesos maxilares o en los huesos de la mandíbula. Una vez concluido este proceso, se dispone la colocación de la prótesis o corona que le dará el aspecto final al diente  dividiéndose en:

  • Implantes dentales de tornillo.
  • Los implantes dentales cilíndricos.
  • Implantes dentales de láminas.

Implantes Subperiósticos o Yuxta-óseos

Consisten en una especie de montura que se coloca en los huesos maxilares justo debajo de la encía. Sin embargo, debido a su complejidad estos implantes cada vez se utilizan menos, ya que el proceso de osteointegración necesario para su correcta aplicación requiere más tiempo, y mayores complicaciones.

Cabe destacar que, los implantes dentales también pueden diferenciarse de acuerdo a diferentes factores, tales como pueden ser:

El material utilizado

En cuanto a los materiales se refiere, podemos encontrar el uso tanto de zirconio como de titanio. En el caso del zirconio, se trata de un material muy fuerte que evita la aparición de la placa bacteriana. Además, su color es similar al de los dientes naturales (lo que hace que sea bastante estético), resiste a cambios de temperatura, así como a la corrosión por los ácidos.

No obstante, en la actualidad el titanio es el material que más se utiliza al momento de colocar implantes dentales. Esto, gracias a la versatilidad que ofrece, así como a su adaptación y  su extrema dureza.

Por su colocación

Adriana, me gustaría que aquí, formáramos uno o dos párrafos explicando los tipos de colocación diferentes, así como yo lo hice con el apartado anterior en donde hablamos sobre el “material utilizado”.

Implante dental de carga inmediata:

Se realizan los dos procedimientos (implante y corona) simultáneamente.

Implante dental en dos fases

Se coloca el implante y pasados de tres a seis meses, el pilar o corona.

¿Es recomendable el uso de los implantes dentales?

A diferencia de las prótesis que no se fijan al hueso y traen los consecuentes problemas de movilidad (úlceras, roses, afectación de piezas dentales en buen estado), los implantes ofrecen la opción de una dentadura de apariencia natural.

Aunque en algunos casos esta práctica pueda presentar algunas complicaciones, su porcentaje es realmente muy bajo considerando los beneficios que viene dando como solución definitiva a la pérdida dentaria. Por ende, su uso se recomienda siempre que se sigan los cuidados necesarios y se tenga una buena higiene bucal.

Además, el proceso del implante dental requiere de cuidados especiales, tanto para su recuperación, como para su durabilidad. Siendo importante evitar el consumo tanto del tabaco, como del alcohol, así como mantener una dieta equilibrada que permita una completa recuperación, y una adaptación más favorable al procedimiento.