La limpieza bucal es considerada el tratamiento más común dentro de la odontología, además de ser un tratamiento de rutina que se da para eliminar cualquier bacteria encontrada entre los dientes. Estas bacterias, se pueden ir acumulando allí a través de un periodo corto o largo de tiempo, de allí, la importancia de las limpiezas bucales, que también se les conoce como profilaxis dental.

¿En qué consiste una Limpieza Bucal?

El procedimiento de limpieza bucal, tiene como propósito eliminar la placa y el cálculo, o también conocido como sarro, en lo dientes. La higiene bucal es muy importante en este ámbito, ya que determinará cuánto de esto se acumula en la boca. Normalmente el cepillado diario y correcto es el principal enemigo del sarro y la placa.

La placa bucal es una sustancia que posee tanto bacterias, como desechos de los alimentos, encontrándose presente en las encías, así como en las zonas retentivas de los dientes. Esta sustancia se puede producir en cualquier persona, sin embargo, al mantener un correcto cepillado el mismo no debe ser constante ni en gran cantidad. Por su parte, el sarro es la forma solida de la placa dental.

Cuando aparece el sarro, aunque es importante continuar con la mejor higiene bucal que se puede tener, el mismo no puede ser retirado con el cepillado común y diario. Por esto, es necesario hacerse una limpieza dental. Además, el sarro también puede generarse por muchos factores, de hecho, se conoce que hay personas que generan dos veces la cantidad de sarro que otras, aun cuando ambas puedan tener los mismos cuidados.

¿Cómo se hace una limpieza dental?

La limpieza dental la hace un especialista de la salud bucal, y para llevarla a cabo, el profesional suele emplear una herramienta de ultrasonidos. Esta, se constituye de una punta fina que entra en vibración al hacer contacto con un objeto duro, como lo es un diente, o incluso la placa dura, que sería el sarro. Esta vibración consigue que se despeguen las placas de sarro, así como cualquier otro tipo de mancha que se haya adherido a la dentadura.

Cabe destacar que, estas manchas que aparecen en los dientes también se pueden dar por muchos factores, tal como puede ser el mal cuidado de los dientes, el consumo en exceso de tabaco y cafeína, así como cualquier sustancia que produzca manchas. Los pasos a seguir cuando se hace una limpieza dental son:

  • Estudiar dientes y encías, para así detectar cualquier cosa fuera de lo común como enfermedades periodontales, y a su vez buscar la placa y el sarro.
  • Con la herramienta a usar, se retira toda la placa y el sarro encontrados dentro de la cavidad bucal.
  • Luego se utiliza agua a presión en la que se diluye bicarbonato para eliminar manchas.
  • Al terminar esta parte, se hace un proceso de pulido de dientes, con plasta fluorada y blanqueadora.

Por último, se aplica un gel antinflamatorio para minimizar cualquier molestia producida durante la limpieza, y evitar la inflamación de las encías.

¿Cada cuanto se necesita hacer una limpieza dental?

La limpieza dental se puede dar de forma anual, ya que, aunque se mantenga una buena higiene bucal, le estarás dando una limpieza más profunda a tus dientes. Debes saber que, este periodo de tiempo puede cambiar por distintos motivos, por ejemplo, algunos ortodoncistas prefieren que sus pacientes con ortodoncia, se hagan limpiezas dentales más a menudo.

Por otro lado, existen pacientes que no tienen acumulación de sarro y pueden pasar más tiempo sin hacerse una limpieza. Sin embargo, este problema es muy común y cualquiera puede padecerlo sin saberlo, por esto las revisiones comúnmente son necesarias. Una señal importante para saber que necesitas de una limpieza dental, es el sangrado excesivo o espontaneo a la hora de cepillarte.

¿Cómo practicar una buena higiene bucal?

La higiene bucal es primordial para el cuidado de nuestros dientes. Por esto, para mantener la dentadura sana, y reducir problemáticas como el sarro y las caries, es necesario tener en cuenta los cuidados generales que se pueden hacer desde casa, como lo son el cepillado, el enjuague bucal y el uso común del hilo dental.

Entre algunos otros consejos de gran utilidad que se suelen dar para el cuidado ideal de la higiene bucal, se encuentran los siguientes:

  • Tener una dieta saludable y equilibrada.
  • Cepillarse después de cada comida o al menos dos veces al día.
  • Hacer uso del enjuague bucal.

Además de lo anterior, también se recomiendo utilizar hilo dental con regularidad, para mantener el ambiente bucal lo más limpio posible de bacterias.