Evidentemente, la decisión sobre el tipo de carillas a escoger es una elección individual que solo puedes tomar teniendo en cuenta las ventajas que ofrecen ambas pues, al fin y al cabo, tú serás quién las utilice. Por ello, es importante conocer a profundidad ambos tipos de carillas dentales.

Ventajas de las carillas de porcelana

Las carillas de porcelana son la elección más común por sus múltiples beneficios innovadores y actualizados. Algunas de las ventajas más importantes de utilizar carillas dentales fabricadas en porcelana, son las siguientes:

Brindan un aspecto muy natural

Generalmente, lo más importante cuando se trata de mantener tu dentadura y sonrisa, es darle un aspecto natural. Para ello, las carillas de porcelana son una excelente opción, pues te permiten tener un aspecto mucho más natural en cuanto al color y forma de los dientes, reflejándolos a la luz del sol con un color muy similar al del resto de la dentadura.

Resistente a las manchas

Al otorgar un aspecto sumamente similar a la dentadura normal, las carillas dentales de porcelana son resistentes a las manchas del café, del vino y demás colorantes que amenazan con manchar la dentadura.

Esto no significa que al colocarse carillas dentales de porcelana, se puedan olvidar los hábitos lógicos de limpieza dental. Por el contrario, lo que significa es que te sentirás tal como si tuvieras tu dentadura natural.

Es una forma de cuidar tu salud

Cuando se colocan implantes de materiales ajenos al organismo, es muy importante tener en cuenta todos los cuidados básicos para que no se desencadenen problemas en el cuerpo para adaptarse a estos materiales.

Biológicamente, la porcelana y los materiales utilizados para fabricar este tipo de carillas dentales no generan daños ni intoxicación paulatina en el organismo.

No se alterará el material

Al fabricar tus carillas dentales, también es importante escoger un material que sea resistente a químicos como los componentes de limpieza dental, las medicinas como antibióticos y quimioterapia oral, o diferentes tratamientos cosméticos. En cualquier caso, la porcelana es altamente resistente.

Son duraderas

En comparación con los otros materiales para fabricar carillas dentales, las carillas de porcelana son las más duraderas de todos, pues pueden durar contigo hasta 15 años.

Ventajas de las carillas de composite

Las carillas de composite suelen ser recomendadas cuando el trabajo dental que se deba realizar sea mínimo, para dejar un aspecto lo más natural posible. Entre las ventajas de este material se encuentran las siguientes:

 

Son rápidas de realizar

Las carillas de composite son mucho más rápidas de fabricar que las carillas dentales de otros materiales. Esto se debe a que el odontólogo los puede realizar en la misma consulta, a diferencia de las carillas de porcelana que deben realizarse en un laboratorio dental.

Es por esto que si no tienes mucho tiempo y necesitas una carilla con urgencia, seleccionar este material será una excelente opción.

Son más económicas

Asimismo, las carillas de composite son más económicas a comparación de otro tipo de carillas. Más que porque el material sea económico, en realidad son mucho más accesibles porque no se deben enviar al laboratorio, de manera que no se deben pagar honorarios adicionales.

El composite es fácil de moldear

En caso de que se te haya dañado una carilla, si es de composite será mucho más fácil de arreglar, debido a que este material es muy sencillo de moldear todas las veces que el odontólogo lo crea necesario.

Es un tratamiento mínimamente invasivo

Gracias a que este tratamiento no amerita el tallado del diente natural, es un procedimiento mínimamente invasivo que no va a generar daños en el esmalte natural del diente, otorgando un acabado realista y cuidadoso.

Mejorarás considerablemente tu sonrisa

Por supuesto, con el uso de carillas dentales de composite también conseguirás resultados ideales, mejorando tu sonrisa y el aspecto físico de la misma. Por ello, elegir este material es muy buena alternativa.

Mantenimiento de las carillas

Dependiendo del material escogido para la fabricación de tus carillas dentales, pueden durar entre 5 y 15 años. Sin embargo, para garantizar la correcta duración de las mismas es importante mantener buenos hábitos de higiene bucal, cepillando los dientes de forma frecuente e incluir el uso de enjuage bucal a tu rutina de limpieza.

Además, es recomendable utilizar protector bucal para evitar que las carillas dentales se deterioren o rompan fácilmente.