Infecciones crónicas de origen dental. La gingivitis

By | 2014-06-27T13:50:33+00:00 junio 27th, 2014|Salud Bucodental|

Una de las infecciones crónicas de origen dental más común en los seres humanos es la gingivitis, la cual suele ser, en casi todos los casos, de tipo bacteriana.

Esta infección es muy desagradable para quien la padece, provoca inflamación y sangrado de las encías y es causada en gran magnitud por restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes.

Esta infección crónica de origen dental está muy ligada a los malos hábitos bucales, pues luego de tres días de no realizarse el correcto cepillado de los dientes y lengua, los organismos patógenos ya se han proliferado y han agravado mucho más el cuadro infeccioso de la boca.

La gingivitis en su estado crónico provoca bolsas periodontales; movilidad dentaria; sangrado excesivo y espontáneo; y pérdida del hueso alveolar, encargado este del sostén de los dientes, lo que pone en riesgo la permanencia de los mismos en la boca.

Muy frecuente es la Enfermedad Gingival Modificada por Factores Sistémicos que pueden ser asociadas al sistema Endocrino donde influyen procesos tales como la pubertad, el Ciclo Menstrual, el Embarazo, y la Diabetes Mellitus, entre otras de igual impacto.

La gingivitis, en su primera etapa, puede ser curada pues la inflamación se da por acumulación de placa y el daño es reversible. En esta primera fase el hueso y el tejido conectivo aún no han sido afectados.

En una segunda etapa se encuentran afecciones más avanzadas como es el caso de la periodontitis, en donde el hueso y el tejido conectivo han sido dañados de forma irreversible.

La tercera fase, periodontitis avanzada, es la etapa final en que las fibras se encuentran destruidas al igual que el hueso que sostiene los dientes, por lo que se requiere de un tratamiento mucho más profundo que debe ser realizado por un dentista.

¡PIDE TU CITA ONLINE!
1 Visita GRATIS

*Te confirmaremos la cita enseguida.
SOLICITAR CITA GRATUITA
O llámanos al teléfono 981 143 744